miércoles, 7 de junio de 2017

El tiempo lo borra todo



Tal y como puede verse en el texto de la izquierda, extraído de un libro sobre Electrocardiografía, se recomienda guardar los electros antiguos de manera indefinida, con el fin de que podamos compararlos con los de reciente trazado, apelando al criterio evolutivo para el diagnóstico...

Pero se olvidan de recordar que estos trazados son trementamente delicados y que las condiciones en las que se han de guardar deben ser muy cuidadosas, garantizando la oscuridad, una temperatura optima y la ausencia de movimientos o de roces...

Aún así, al tratarse de una impresión térmica, el electro tiene tendencia a ir borrándose a partir de los seis meses de su realización. Por lo que si realmente queremos conservarlos deberíamos guardar una fotocopia de los mismos...

En estos días pregunté a una paciente si tenía electros antiguos, necesitaba comprobar si ya existían unas alteraciones que podían verse en el que le acababa de solicitar... Muy contenta me dijo:
-. Ay sí, Doctor! Los guardo todos!... Ahora mismo voy a casa por ellos.

Y efectivamente, así era: los guardaba todos: pero ninguno contenía ningún trazado visible, eran papeles "en blanco"...(Ilustración: en la foto superior podemos ver desplegado uno de los electrocardiogramas antiguos que me trajo, a pie de foto y recogido: el actual)

Así que ya saben: para quienes tuvieron desengaños amorosos -por ejemplo- es esta una curiosa forma de recordarles que, en asuntos de corazón, el tiempo acaba borrándolo todo.



Related Posts with Thumbnails