jueves, 27 de julio de 2017

Leer el prospecto





Lo ocurrido hace poco, con un usuario de nuestro Centro de Salud, debe servirnos para ilustrar estos consejos de hoy...

Nuestro paciente usa Humira para su Enfermedad Intestinal... Humira no se prescribe en una receta, al tratarse de una medicación un tanto especial, es el Hospital quien la proporciona periódicamente.

En la última visita se le entregó la cantidad suficiente para todo el verano, que el paciente debe almacenar en nevera y autoadministrarse por via subcutánea, en semanas alternas.

El prefiere venir al Centro de Salud para que se lo administren, es por eso por lo que pudimos detectar que había congelado su pluma precargada; debió pensar que en el congelador, durante la ola de calor, el producto estaría más fresco que en el frigorífico...

Sin embargo en el prospecto del producto se hace alusión, en no pocas ocasiones, a la forma de conservación:
"Conservar en nevera (2°C - 8°C).
No congelar.
Conservar el vial en el embalaje exterior para protegerlo de la luz."


MORALEJAS/CONSEJOS
-.Volvemos a la tan discutida polémica: hay que leer la ficha técnica...
-. Quienes entreguen una medicación no deben dar nada por sabido...
-. Sería conveniente, en la medida de lo posible, el evitar iniciativas no consultadas...

En total fueron dos envases, esto es: cuatro las plumas precargadas que se perdieron en esta historia, lo que asciende a la nada despreciable cantidad de 2.400 euros...



Related Posts with Thumbnails